¿Pensaste en mejorar tu clima emocional con un simple abrazo diario?

¿Pensaste en mejorar tu clima emocional con un simple abrazo diario?

Me llamó la atención ayer que uno de los tantos amigos que tengo en Facebook, un coach muy conocido en España, se quejaba de una gripe y culpaba al cambio climático. A partir de ahí, todos sus seguidores le respondieron con mensajes de apoyo y lamentaciones varias a este tiempo que se le da por estar frío en España. Lo primero que me vino  la cabeza es Stephen R. Covey, que en su libro “Los siete hábitos de la gente altamente efectiva” considera que la gente reactiva es la que suele prestar atención al sol o la lluvia. ¿Cuánta gente has visto expresar su desánimo cuando llueve? En vez de disfrutar esa maravilla de la naturaleza que se llama lluvia. En cambio, la gente proactiva, esa que se lo piensa todo antes de actuar, es la que siempre se mantiene feliz y estable más allá del clima que haga. Creo firmemente en eso porque de lo contrario, no existiría gente feliz y alegre en países como Alemania o Holanda.

Frente a eso, me pregunté seriamente si alguien cree que una persona se enferma por un cambio de clima. ¿No será que esa persona debe revisar su clima interior? ¿Quizá revisar sus emociones, su conexión con el corazón? Creo que mucha de la gente que está continuamente poniendo posts en Facebook vive más conectada a la razón, a la máquina, a su imagen virtual, a su ordenador y se olvida de conectar con su corazón y con su red de carne y hueso.

Una vez hablaba con alguien muy conocido en las redes sociales y me decía que estaba harto de ser un esclavo de su imagen y de su reputación digital. Se levantaba temprano y ya decía lo que estaba haciendo en su Twitter, Facebook y Linkedin y se acostaba a las dos de la mañana y seguía conectado, creando conversación donde quiera que esté. ¿Cuánto nos estamos perdiendo de compartir con otro cada vez que enviamos WhatsApp o nos conectamos al móvil o celular mientras cenamos con alguien? ¿Cuánto estamos dejando de lado nuestro descanso cuando vivimos pendiente de la respuesta de los seguidores en nuestro blog, Facebook o Twitter? Habría que ver qué nos está enfermando y creo que la mayor parte del tiempo, nos enfermamos de la falta de calor humano. En este sentido, creo que los coaches debemos dar ejemplo y me estoy encontrando con varias decepciones desde diversos ámbitos del coaching. Mucha gente que habla de felicidad y estabilidad y es un paradigma de la queja y de las relaciones líquidas. Hace unos años, la cadena de televisión 4 de España, lanzó varios programas con la figura de un coach como protagonista. El coach del dinero, de la educación, el coach de perros. Salvo algunas excepciones, muchos de los programas, tuvieron como denominador común la omnipotencia que se intentaba transmitir en la figura del coach. Esa misma omnipotencia veo en Facebook cuando el coach pretende pasar como genio de la lámpara, como ya lo comenté otra vez y pueden leerlo aquí. Creo que deberíamos revisar  a quien seguimos y buscar un coach de carne y hueso, quizá no necesariamente que ponga un post cada día pero al menos que intente ser un guía en el camino y no un Dios omnisciente.

Pero si quieren que alguien los lleve a las puertas del cielo, les dejo con Elizabeth Woolridge Grant, más conocida como Lana Del Rey:

.



¡Recibe cada artículo cómodamente por e-mail!

Incluye tu e-mail y recibirás cada nueva entrada cómodamente



Artículo que te pueden interesar...

en.pdf24.org    Send article as PDF   

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *