Olas de frío polar y corazones helados de esperar

Olas de frío polar y corazones helados de esperar

Mientras en el cono sur se disfruta el verano, en Europa observan abrigados y con cierta preocupación cómo crece la tasa de paro y cierra sus cifras en diciembre de 2015 a un poco más de 4 millones de parados(exactamente el número total de parados registrados en los Servicios Públicos de Empleo (antiguo Inem) se sitúa en 4.093.508 personas). Una cifra superior a las cifras de diciembre de 2009 donde se declaraban 3.928.603 de parados en las cifras oficiales. De todos modos, hubo una pequeña mejoría y en diciembre de 2015 nos enteramos que hay 55.790 parados menos gracias a El Mundo . Hacía seis años,  según fuentes de Eurostat, España estaba en la cola de los países de la zona Euro y había bajado su tasa de crecimiento económico, en 2016 se  vislumbra una mejora, aunque más de cuatro millones de personas sin trabajo sigue siendo una cifra preocupante. Rememorando la columna que hice para Bernik Magazine, la revista que supo tener mi amiga Susana Bernik y que tuve el gusto de conocer a una de mis personas favoritas en Uruguay como María Noel Alvarez Bouvier, veo cierta vigencia de algunos temas y para ello actualicé una de las columnas para los pasados Reyes de 2015. Durante ese tiempo, escribía mi columna desde Barcelona, España y por eso comparaba muchas cosas que sucedían allá con las que pasaban en América del Sur, especialmente en Montevideo. 

Dos meses antes de cerrar sus puertas el que algunos consideran el peor año de la historia española desde la salida de la dictadura, justamente la nieta del dictador Francisco Franco fue la responsable del dato colorido de unos meses tan grises. Carmen Martínez-Bordiú Franco, la nieta del dictador Francisco Franco, conocido como el Generalísimo recibió el premio 2009 a la “mujer menopáusica del año”, otorgado por la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia(AEEM) durante el día de la Menopausia.  En ese entonces  la conocida como la “nietísima” por la prensa rosa tenía 58 años y estaba casada hacía más de tres años con José Campos, matrimonio que duró hasta 2013. En la columna que escribí para Bernik Magazine ya destacaba las proezas como mujer fogosa que ella misma declaraba. Su entonces marido, un empresario trece años menor que ella y con el que confesaba pasárselo estupendamente en el terreno sexual ya que ella misma se consideraba mejor amante que hacía 20 años. Mientras su abuelo, principal cultor de la censura podría estar removiéndose de las cenizas ante su espontaneidad verbal, la otorgación de ese premio a Martínez-Bordiú ha venido a frivolizar un tema importante. Más si pensamos que Carmen en 2013 deja a su marido por comenzar un romance con otro empresario y entonces su declaración de insaciable la expone al máximo. Si pensamos en la Asociación que otorgó el premio, su cometido tiene poco de superficial. La  AEEM busca prevenir para que las mujeres se controlen y recurran a la Terapia Hormonal Sustitutiva (THS), que sigue siendo una gran opción de tratamiento para erradicar los sofocos típicos de esta etapa. Pero como todo en España, parecía importante polemizar sobre la actividad sexual de Carmen que tiene más atractivo que la propia menopausia.

En realidad, pocos sofocos estamos sintiendo los que vivimos este invierno en Barcelona o Madrid. También es cierto que estuvimos un poco mal acostumbrados. En vísperas del nuevo año, apenas sentíamos levemente una bajada de temperaturas pero sin ningún dramatismo. Aunque todo tiene su fin y también ese breve invierno otoñal, que nos permitía marchar por la vida en mangas de camisa. Los Reyes Magos han venido acompañados de menos regalos por la crisis y una ola de frío polar en toda España. La nueva década comenzó con grados bajo cero en Madrid, nieve suficiente en Ávila para tirarnos de los trineos, mientras que en Soria, se limpian las calles con máquinas para quitar los cúmulos de nieve. De todos modos, la nieve es bienvenida en las estaciones de esquí donde se esperan temperaturas de 10 bajo cero en zonas de montaña y una cota de nieve de hasta 5 centímetros de espesor. Sin contar, el sufrimiento de los comerciantes que pese a rebajar sus precios como se estila en esta época, ven un descenso de los consumidores, que prefieren quedarse encerrados en el calor de sus casas y otros prefieren directamente no gastar. Mientras tanto, el clima produce retrasos o cancelaciones de vuelos en los aeropuertos, cortes en carreteras y corazones helados de esperar el autobús, el sueldo y el encuentro de la media naranja. Porque el frío lo que hace es replegar más a los hombres y mujeres, aparentemente felices por estar solteros, sin compromisos, ni obligaciones familiares. El frío disminuye las posibilidades de diálogo porque la epidemia de gripe está a la vuelta de la esquina. En realidad, lo que provoca el invierno es una inevitable alusión al hogar cálido y acogedor que nos han inculcado el cine, la literatura y la sociedad. En invierno, la llegada al hogar silencioso, helado y vacío acrecienta la melancolía sobre el pasado de glorias amorosas. Aunque en esta sociedad de emociones efímeras, nada es eterno y la nostalgia se vuelve un espejismo cuando en abril arremeten los primeros soles.
(*) Licenciada en psicología, coach y autora del libro “Las mujeres y los hombres que no aman demasiado. La hipermodernidad y las consecuencias de los cambios de roles”(ya editado en España y de próxima edición en la zona del Mercosur)


(Columna en  Bernik Magazine)



¡Recibe cada artículo cómodamente por e-mail!

Incluye tu e-mail y recibirás cada nueva entrada cómodamente



Artículo que te pueden interesar...

PDF24    Send article as PDF   

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *