Gabo se fue pero parece haber invertido bien su tiempo

Gabo se fue pero parece haber invertido bien su tiempo

Hay una canción muy bonita de John Lennon, “Beautiful boy”, dedicada a su hijo, que habla que la vida es sólo aquello que pasa mientras tú estás ocupado haciendo otros planes ( Life is just what happens to you, While your busy making other plans). Sería interesante que planeemos una vida sin presiones y escojamos disfrutar de nuestro tiempo. Pero nos cuesta, especialmente porque estamos inmersos en un tiempo ansioso y vertiginoso, principalmente las personas que viven en ciudades  de más de un millón de habitantes.Para aprender a saborear el tiempo, basta que este fin de semana prestes atención a cómo realizar las tareas cotidianas. Si el tiempo se transforma en una tiranía, opta por algo distinto. Cuando empleamos unos minutos más en saborear lo que estamos comiendo, en masticar más despacio, puede que saquemos el máximo placer de cada bocado. Cuando abrazamos  a alguien, lleva su tiempo hacerlo de verdad. Cuando conocemos a alguien también lleva su tiempo, donde pueden haber desazones y alegrías, queda en nosotros darnos un tiempo para aceptar las similitudes y diferencias.

En nombre de hacer más cosas en menos tiempo, las horas y los minutos que llenan nuestra vida pueden convertirse en nuestros enemigos. El tiempo se nos escabulle. A veces sentimos que nos sobra. Otras veces que nos falta. Sin duda, es una de las preocupaciones actuales. El tiempo a envejecer, el miedo a no aprovechar el tiempo, los plazos de entrega de un trabajo o proyecto, las presiones de algunos para llegar a fin de mes. En el mundo de la empresa, se nos pide una eficiencia multi-tarea, que nos hace trabajar más horas de las estipuladas.  En nuestra vida personal, leemos mientras comemos, miramos la televisión,  estudiamos,  y pensamos en nuestros problemas mientras manejamos o hablamos con alguien.  ¿Qué podemos hacer para sentir que invertimos el tiempo y no que lo estamos perdiendo?

Además el tiempo nos conecta con la vida y con la muerte. Recientemente el mundo llora la muerte de Gabriel García Márquez, conocido como Gabo o Gabito para sus amigos, que murió el 17 de abril de 2014 a los 87 años. Claro que si pensamos en temas de invertir el tiempo, seguramente al escritor colombiano le faltó poco para vivir, desde años de bohemia en Europa, escritura de uno de los libros más destacados en realismo mágico como es su novela”Cien años de soledad”, haber sido ganador del Premio Nobel de la Literatura y haber ido a recibirlo todo vestido de blanco, donde mostró toda su gracia caribeña, cultivó además amistad con las figuras más emblemáticas del mundo, algunos polémicos como Fidel Castro, otros masivos como la cantante Shakira, que se encargó de la banda sonora de la versión cinematográfica de “El amor en los tiempos del cólera”, tanto tiempo disfrutado parece haber vivido Gabo, tanto tiempo siendo uno de los escritores latinoamericanos más celebrados, en su Colombia natal el presidente decretó tres días de duelo nacional, a veces los días no alcanzan para llorar a algunos. De todos modos, sólo podemos pensar que no procrastinó su tiempo, no dejó nada pendiente, así que sólo debemos estar contentos que dos por tres surjan seres como él, porque después de todo un libro nos da posibilidad de soñar con mundos posibles y hasta oficia de  bálsamo cuando nos topamos con gente imposible.

Y hablando del tiempo, los dejo con el primer programa de la segunda temporada de “Ruta feliz” que va justamente sobre la Gestión del tiempo:



¡Recibe cada artículo cómodamente por e-mail!

Incluye tu e-mail y recibirás cada nueva entrada cómodamente



Artículo que te pueden interesar...

PDF24    Send article as PDF   

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *