Escucha empática: comprender primero

Escucha empática: comprender primero

Cuando pensamos en un buen psicólogo o coach, seguramente la mayoría de las personas valoran el profesional que escucha con precisión. Porque justamente la escucha es la clave de la psicología. Si pensamos en nuestras relaciones, también esperamos que nuestra pareja, amigos, compañeros de trabajo, socios nos escuchen. Digamos que nadie quiere transitar por la vida simplemente oyendo ni tampoco siendo simplemente oído. Sentir que alguien nos escucha nos da aire emocional, nos abre a la comunicación y al bienestar. Aunque en este mundo de ruidos constantes, la escucha fingida es muy frecuente. Por tanto, la escucha profunda o empática es un bien apreciado por pocos. La escucha empática es una de las claves de la comunicación efectiva y para ejercerla, debo tratar de comprender primero al otro y después tratar de ser comprendido. Pasamos años aprendiendo a leer y escribir y aprendiendo a hablar. Pero ¿qué educación o adiestramiento nos permite escuchar de tal modo que comprendamos real y profundamente? Los expertos en comunicación estiman que el diez por ciento de lo que comunicamos está representado por palabras, otro treinta por ciento se transmite a través de diversos sonidos y el sesenta por ciento  restante de lo que llega es lenguaje corporal. Por tanto, todo nos llega más por los movimientos, los gestos, las expresiones que por el discurso o el contenido. Claro que antes de escuchar, primero debo observar el mundo. Cada persona tiene una mirada propia sobre sus relaciones y las cosas que le suceden. Claro que si me enfoco en eso que observo y en lo que siento, es difícil que logre comunicarme efectivamente con mi hijo, pareja o jefe porque más allá de mi enfoque, debo ver el enfoque de ellos. Una clave sería tratar comprender antes de ser comprendido. Pero esta es una tarea difícil ya que en ocasiones hablamos sin parar sobre nuestros temas, preocupaciones, tratamos que los otros nos escuchen y casi no dejamos emitir palabras a nuestro interlocutor. Usualmente buscamos primero hablar y ser comprendidos.  De ahí que algunos despotriquen con frases al estilo “mi jefe no me entiende”, “mi pareja siempre hace lo que quiere y no me comprende”. Cuando en realidad, deberíamos dejar de intentar que el otro nos comprenda, y como decía Stephen R. Covey en “Los siete hábitos de la gente altamente efectiva”, más que buscar que te comprendan, busca primero comprender al otro. La mayor parte de las personas no escuchan con la intención de comprender, sino para contestar. Están hablando o preparándose para hablar. Son esa clase de personas que leen sus propias autobiografías en las vidas de otras personas. Le recetan sus propias gafas a todos aquellos con los que interactúan. Nuestras conversaciones se transforman en monólogos y nunca comprendemos realmente lo que está sucediendo dentro de otro ser humano. Para escuchar de forma empática, debo revisar cómo es la calidad de mis conversaciones. ¿Suelo dialogar de forma constructiva con mis amigos, familia y compañeros de trabajo o me dedico a discutir y enfrentarme usando las palabras como armas?  También podemos practicar la indiferencia que es tan grave como la violencia verbal. Esto lo hacemos cuando una persona habla, la ignoramos y no la escuchamos en absoluto. Muy pocos llegan a ejercer la escucha empática. En la escucha empática, uno escucha con los oídos pero también con los ojos y el corazón. Cuando escuchas empáticamente, la percepción, la intuición y los sentimientos forman una orquesta perfecta. Está en nosotros aprender a tocar esos instrumentos. Cuando uno escucha a una persona, le está proporcionando aire psicológico. Y qué bien nos sentimos cuando respiramos aire del bueno y para seguir respirando los mejores aires, los dejo con el programa de Ruta feliz sobre Escucha empática, donde pueden ver las opiniones de la coach Magela Pardo, Diego Sánchez, Alicia Aradilla, Daniel Álvarez Lamas, Pilar Jericó:



¡Recibe cada artículo cómodamente por e-mail!

Incluye tu e-mail y recibirás cada nueva entrada cómodamente



Artículo que te pueden interesar...

www.pdf24.org    Send article as PDF   

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *