El amor en tiempos de Facebook

El amor en tiempos de Facebook

El teléfono sigue siendo el vehículo de monólogos interminables de mujeres que cuentan su insatisfacción a amigas pacientes. Ahora agregamos el celular, con sus modelos Android o Apple que parecen ser la prolongación de la mano de cada persona.  La televisión por cable, con sus canales dedicados al deporte, al cine, a la moda, al entretenimiento, la economía,  ha venido a mejorar los fines de semana de muchos solteros o divorciados. Los reality shows se instalaron en la pequeña pantalla y de este modo nos enteramos que nuestra vida no es tan patética como creíamos. A partir de la llegada de Internet se modificó la distancia entre el tiempo y el espacio. Aquella carta que viajaba en cajas hacia Estados Unidos, hoy llega en segundos por el correo electrónico. Aquel amor que esperábamos conocer en el baile de graduación, hoy se puede encontrar por la red. Basta con conseguir su dirección electrónica o el nickname que utiliza en algún chat.  Tras un gran apogeo de los sitios de búsqueda de pareja como Match, Meetic, PARSHIP, entre otros, ahora parece ser que muchas personas están conociendo a sus potenciales parejas en Facebook. El sitio creado por Mark Zuckerberg en 2004 no sólo funciona como un océano profundo de egos conectados, también funciona como un sitio para conocerse, encontrarse y enamorarse.

Mientras tanto, en el mundo real, se observa un descenso del contacto interpersonal. Se siguen evitando las charlas con el vecino o con el compañero de asiento en el autobús. Y al mismo tiempo la gente se conecta más a lo que está aconteciendo en un reality show o a través de lo que le dice un extraño en un chat de  Facebook.  A esos presuntos avances algunos los llaman retroceso.

En mi opinión, las personas no están tan incomunicadas como se cree y en todo caso, si el mundo lleva hacia un predominio de las actividades solitarias, siempre hay personas dispuestas a combatir esta tendencia.  Por ello, muchas veces se recurre a Internet donde reina el contacto sin tacto para obtener posteriormente el contacto real.

Aunque vivimos tiempos plagados de exhibicionistas y voyeurs  y lo presenciamos día a día en Facebook, que es sin duda la red social más consumida, también es cierto que por amor, cualquier rey perdería su reino y en este asunto, los tiempos no han cambiado. Tanto los hombres como las mujeres, más allá del culto hedonista y de las aventuras y los romances, tienen como aspiración terminar sus días con alguien. También existen los que promueven la soledad como justificación para su tranquilidad pero indagando en cuatro ciudades, no me encontré con muchas personas que se declaren felices por estar solteros. En el programa octavo del primer ciclo de “Ruta feliz“, compartí imágenes  de mi documental “Ni contigo ni sin ti pero a solas conmigo”, que transcurre en cuatro ciudades: Barcelona, Buenos Aires, Montevideo y México DF  y también parte de la  investigación de mi libro “Las mujeres y los hombres que no aman demasiado”. En el programa tratamos  especialmente el amor de pareja e incluye entrevistas a la actriz y cantante Helena Miquel y el sexólogo Antoni Bolinches.

Los invito a ver el programa en Youtube:



¡Recibe cada artículo cómodamente por e-mail!

Incluye tu e-mail y recibirás cada nueva entrada cómodamente



Artículo que te pueden interesar...

PDF24    Send article as PDF   

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *