Confiar con los ojos abiertos y desde la prudencia

Confiar con los ojos abiertos y desde la prudencia

En los tiempos que corren donde algunos apocalípticos hablan del fin de las ideologías, el fin de la familia, el fin de la pareja, el fin de los contratos indefinidos, también se habla del fin de la confianza. Vendrán otros que dirán que si pierdo la confianza en los otros y en el mundo, al menos tengo mi autoconfianza, que implica confiar en mí mismo.

¿Qué es confianza? ¿Es un sentimiento o es algo predecible? ¿Cómo logro ser convincente y ser alguien que la gente puede confiar? ¿Debo confiar en mí para ser un ser confiable? ¿Cuáles son los comportamientos a partir de los cuales una persona crea y conserva una imagen de credibilidad ante los demás? Esto es un tema apasionante para mí, que comencé a investigar en España. Tuve la oportunidad de impartir varias conferencias sobre el tema, entre algunos lugares en el Colegio de Abogados de Barcelona y parte de los directivos del Grupo Intercom. Justamente esta última empresa cuenta con un presidente, Antonio González Barros que asombra por su humildad, carisma y por sus valores. Con ese líder, no fue demasiado difícil negociar hacer una capacitación en Confianza para parte de sus trabajadores. Porque González-Barros es la clase de directivo que lidera generando confianza y no desde el miedo, que es el gran error de muchos líderes. Antes de promover mejoras en el liderazgo o en las habilidades directivas de cualquier equipo, es esencial ver primero si las personas que forman parte del equipo confían entre ellas.

Con confianza, sentimos que podemos transformar los errores en aprendizajes. Otras veces, nos servimos de ella para crecer ante los retos, sentirnos enérgicos y capaces. Gracias a ella, superamos los obstáculos, nos levantamos de las caídas, exploramos nuevos territorios, en definitiva crecemos.

Con falta de confianza, nos sentimos tristes, desganados. La principal razón por la que las personas rechazan promociones es una falta de confianza del tipo de tarea que harán. Los amigos se pelean por falta de confianza. La principal causa de ruptura entre las parejas es también por una falta de confianza. La gente saca su dinero de un banco por falta de confianza. 

La confianza suele implicar sinceridad, competencia y credibilidad. Cuando juzgo que sos sincero te confío un secreto, cuando pienso que sos competente, te confío un trabajo y pienso que serás creíble para el resto de trabajos que te encargue.

En ocasiones juzgamos que el otro no está siendo sincero ni creíble ni competente y le retiramos nuestra confianza, sin llegar a verificar los hechos de manera fiable. Eso pasa cuando aceptamos rumores y tomamos por válido algo que nos dice una tercera persona o cuando interpretamos de forma inadecuada determinadas situaciones.

Lamentablemente, en algunas organizaciones falta la sinceridad, aspecto esencial de la confianza. Sucede en esas empresas donde el error es duramente castigado y perseguido. En este tipo de ambientes, es mucho más probable que los empleados mientan u oculten sus errores porque tienen miedo a las consecuencias.

Sin embargo, en las empresas en las que el error es considerado como una posibilidad y valorado como una oportunidad de aprendizaje, los empleados se sienten más libres para decir la verdad.

La confianza es un valor que predispone a las personas a integrarse y abrirse al intercambio, lo que fomenta la cooperación y la transferencia del saber. Es esencial en las relaciones entre padres e hijos, entre marido y mujer, entre políticos y sociedad civil, entre banqueros y clientes. Cuando confiamos, somos sinceros. Decimos lo que pensamos sin miedo a ser juzgados.

Y si este tema les apasiona tanto como a mí, los invito a ver un nuevo capítulo de “Ruta feliz”, el programa de televisión que produzco y conduzco por NSTV y donde me acompañan Anabella Junger y Pedro Amador.



¡Recibe cada artículo cómodamente por e-mail!

Incluye tu e-mail y recibirás cada nueva entrada cómodamente



Artículo que te pueden interesar...

www.pdf24.org    Send article as PDF   

2 comments

  1. Confianza es un concepto arraigado al mundo anglosajón, donde se fomenta la expendeduría, la asunción de riesgos y donde se contemplan los errores como oportunidades para el aprendizaje.

    En el otro extremo nos encontramos modelos basados en la desconfianza, como el español, centrados en la inexorable búsqueda de culpables y cabezas de turco para ser censurados y castigados en público; un modelo conservador que no permite evolucionar al ser humano en ningún aspecto vital y que fomenta el miedo.

    ¡Un abrazo Leti!

    • Gracias Jordi, será que tendremos que copiar lo bueno entonces. Si la confianza viene a ser un factor de cambio, de motivación, de hacer con otros en las empresas de EEUU, España también puede ser un ejemplo de esto. un abrazo y gracias por tu sabio aporte

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *