Reflexión sobre el 1 de mayo día de los trabajadores

Reflexión sobre el 1 de mayo día de los trabajadores

Llegamos a otro primero de mayo y en mi querida Barcelona, todavía hay muchas personas esperando que cambie la situación de 25% de paro y poder decir que están trabajando. Mientras en Montevideo, observo cómo algunas personas aceptan resignadas apenas llegar a fin de mes, exceptuando unos pocos privilegiados que se deciden a trabajar por gusto y no por obligación. Claro que es difícil que el dinero alcance  en Uruguay, un país donde el coste de vida es altísimo y cada día se remarcan precios en los supermercados sin ningún control de ningún Servicio de Atención al consumidor ni del gobierno que regule una inflación que es demencial.

Lideres que aman a su equipo

Liderazgo amoroso

Pensando en las personas que tienen trabajo, me gustaría pensar que todos han logrado realizarse. Porque la mayoría de las personas quieren ser reconocidos por lo que hacen y no sentir que son meros elementos en la cadena de producción. Digamos que cada uno de nosotros tiene su propio color y depende de las personas con las que trabajemos o de los jefes que tengamos para que esos colores se unan y formen una obra maestra. Recientemente tuve la oportunidad de inaugurar el I Congreso de Autoestima y Liderazgo de Montevideo y gratamente recibí a muchas personas de empresas, que decidieron pagarse su entrada para invertir en ellos y llevarse esos aprendizajes en su trabajo. Eso muestra un claro interés en mejorar no sólo como persona sino también como trabajador que disfruta de lo que hace.

En realidad lo que hace que alguien disfrute su trabajo es tener un líder efectivo. La empatía, la amabilidad, la honestidad y la coherencia son algunas de las cualidades que tienen estos líderes. Además de lograr que su equipo trabaje motivado,  ofician como modelo para sus empleados.  En coaching solemos decir que mires al otro no para compararte ni para sentirte más o menos. Mejor mira al otro para copiarle cuando algo hace bien. Recuerdo un líder de una empresa alemana, cuya puerta de su despacho estaba siempre abierta ante cualquier demanda de sus empleados, que fomentaba la cooperación entre sus trabajadores, la trasferencia de información y el respeto entre los diferentes, en suma, un líder que fomentaba la confianza. De este modo, la puerta de su despacho solía estar abierta para quien quisiera comentarle algún cambio, mejora, crítica y hasta duda.

Lamentablemente, aún persiste el liderazgo basado en el miedo, donde la gestión por confianza y otros valores como el amor, el respeto, la cooperación se arrojan al tacho de la basura. Porque son esos lugares donde se fomenta la verticalidad, la diferencia entre jefe y empleado y donde se puede ver la escasa comprensión a los problemas personales de sus trabajadores. A la corta o a la larga, ese trabajador se va a ir a un sitio donde lo traten mejor. Es el tipo de liderazgo que en vez de fomentar la confianza, fomenta el miedo y se trabaja en ese sistema de castigos o recompensas. Si haces esto, te ganarás esto pero si no lo haces, puede que tu sueldo sea menor. Hay muchas empresas que funcionan con este sistema todavía y eso lo que hace es que se fomente la competencia feroz entre los empleados, se oculte información, se crean rumores tóxicos dentro de la empresa donde siempre hay un malo y varios buenos.

Por eso, mi gran deseo es que en mis dos ciudades, tanto en Montevideo como en Barcelona, quiero sentir que cada vez más se está cultivando el liderazgo amoroso. Cuando eso ocurre, la inteligencia emocional del líder se contagia a toda la organización. Las emociones positivas se transportan como energía para producir más, ser más eficaces. Cuando hay este tipo de liderazgo, se ofrecen y aceptan las disculpas, se reconoce la responsabilidad sobre los problemas y se hace todo para solucionarlos, las ideas de todos los miembros son escuchadas. Porque sí señores, también en la empresa trabajamos motivados por el amor.  Un buen líder no es precisamente el que mejor les paga, sino el que mejor los trata, los motiva, les permite crecer y les da lugar para expresar sus sentimientos. Claro que la empresa no es un consultorio sentimental pero tener en cuenta lo que siente, lo que le motiva, lo que necesita, es vital para que el empleado se ponga la camiseta de la empresa y sus valores estén alineados con la misión empresarial. En realidad, el liderazgo amoroso lleva a valores como el respeto, la confianza y la creatividad.

La sociedad global en la que vivimos  necesita seres que confían y que aman. Es duro imaginar qué haríamos sin amor y sin confianza pero no es debido a la carencia: nos olvidamos de ejercerlos. Creemos que si tratamos con amor y respeto a un compañero de trabajo o a un subordinado, este va a trabajar menos y aprovecharse de la confianza. Tanto en las relaciones de hombres y mujeres como en algunos trabajadores, cuando cuesta que asome el amor, posiblemente lo que está sucediendo es que hay demasiado miedo.

El miedo es el anti valor que bloquea el cambio, nos frustra, nos paraliza y principalmente bloquea la felicidad. Es fascinante ver cómo clientes de psicología y coaching llegan en las primeras sesiones con baja autoestima, con miedos al compromiso y a cultivar relaciones y poco a poco van haciendo un proceso donde se van empoderando y descubriendo su potencial y me agradecen a mí como terapeuta o como coach, a lo cual les corrijo diciendo que la gran transformación la están haciendo ellos, si al final de cuentas el psicólogo o el coach somos sólo guías y espejos. Y porque el potencial de ser y hacer eso que queremos está en nosotros, les deseo a todos muy feliz día de los trabajadores, tanto a los que trabajan en una empresa, de forma independiente o bien de esos sabios que saben de la importancia de trabajar en uno mismo para conectar con los demás. A todos, feliz descanso.



¡Recibe cada artículo cómodamente por e-mail!

Incluye tu e-mail y recibirás cada nueva entrada cómodamente



Artículo que te pueden interesar...

en.pdf24.org    Send article as PDF   

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *