A propósito de San Valentín: el auge de las crisis matrimoniales

A propósito de San Valentín: el auge de las crisis matrimoniales

Feb 14, 2016

“A veces todavía tengo nostalgia de una boda en la iglesia. Me hubiera gustado desfilar por un pasillo rojo del brazo de mi padre hasta el altar, con el órgano tocando la marcha nupcial y todos mirándome. Yo me hubiera casado en Catedral para que el pasillo fuera aún más largo. Pero no me casé. Andrés me convenció de que todo eso eran puras pendejadas y de que él no podía arruinar su carrera política. Había participado en la guerra anticristera de Jiménez, le debía lealtad al Jefe máximo, ni de chiste se iba a casar por Iglesia. Por lo civil sí, la ley civil había que respetarla aunque lo mejor, decía, hubiera sido un rito de casamiento militar” Ángeles Mastretta. “Arráncame la vida” (Buenos Aires: Planeta, 1986)pp.12-13 Puede que esa fantasía de Catalina, la protagonista de la novela de Ángeles Mastretta, suene muy edulcorada en esta época de comida chatarra y de ropa de usar y tirar. Pero refleja posiblemente el deseo latente de muchas mujeres exitosas e independientes. Lo cierto que antes de planear una boda, se requieren conversaciones y prácticas, no del todo organizadas, que poco a poco van creando un lenguaje común. Desde un abordaje sistémico, cada miembro de un sistema, sea pareja, familia o empresa, reacciona a la acción del otro y viceversa. También en temas de amor reaccionamos a diversas presiones sociales, culturales y psicológicas. En el caso de Catalina, el fin de su matrimonio puede responder al afán de continuar el apellido Ascencio o meramente la unión con una mujer que le asegure la organización de su hogar. Aunque también puede ser el amor lo que los una. En realidad, el parentesco y el matrimonio tratan de los hechos básicos de la vida: el nacimiento, la cópula y la muerte. La cópula conduce a la relación entre parejas, fundamento del matrimonio y la paternidad. Los nacimientos producen niños y el perdurable lazo madre-niño. La muerte aporta un vacío al grupo social y exige siempre un reemplazo. De hecho, la historia del género humano ha comenzado por la institución de matrimonio con la virtud de la fidelidad y el hombre, desde los primeros momentos, ha tratado de cumplir...

Entre los boy toys, el viejazo y las oldie dolls

Entre los boy toys, el viejazo y las oldie dolls

Jul 23, 2013

El auge de las redes sociales resulta tan fuerte que muchas personas no conciben su vida real sin comentar sus dichas y desdichas en su cuenta de Twitter o Facebook. Desde las recomendaciones de restaurantes, frases picaras, sueños y fantasías, todo vale para exponer la “vida real”.  En este intercambio, las mujeres parecen dominar la escena. (*) Columna del mes de agosto que se publicó en mi columna El ángel viste de Prada de Bernik Magazine Observando este llamado mundo 2.0, descubrí un fenómeno femenino tan notorio como el “viejazo” masculino. Defino viejazo como esta predilección de los hombres  de cuarenta o cincuenta años de conquistar chicas de veintitantos años. Cualquiera que critique a los practicantes del viejazo suelen ser juzgados como envidiosos porque al final de cuentas, “el amor no tiene edad”. Si el fenómeno es al revés, no hay justificación que valga. En una sociedad machista como la montevideana, una mujer mayor que desea a un hombre menor, suele definirse como una aficionada a los “boy toys”(chicos de juguete). La mirada en Barcelona no es muy diferente. También hay una mayoría de catalanes que consideran que es importante compartir una similar generación para construir algo sólido. Aunque conozco muchas parejas donde la mujer nació varios años antes. Por tanto, el nivel de tolerancia para las relaciones con una diferencia cronológica suele ser más habitual en Barcelona que en Montevideo. Trascendiendo ciudades, Madonna batió todos los records como embajadora de las amantes de los “boy toys” cuando recién separada de Guy Ritchie salió con el modelo brasileño Jesús Luz, veintisiete años menor. Mientras algunas admiran el desparpajo de la cantante, otras envidian a Demi Moore, que logró que su “boy toy”, el actor Ashton Kutcher, quince años menor, se transforme en marido. Las dos divas están estupendas, lucen piernas tonificadas, visten de Armani, Gucci, Dolce& Gabbana en diferentes eventos. Claro que cuando las descubren en pleno entrenamiento, ninguna disimula el sudor y el sacrificio que supone esa obsesión de tener un físico diez y alimentarse herbívoramente. Muchas de mis amigas treintañeras y cuarentonas ni se plantean internarse en el gimnasio ni en el quirófano para detener el tiempo. Quizá porque ninguna aspira a...

Hombres perros, mujeres gatas y reivindicando el realismo

Hombres perros, mujeres gatas y reivindicando el realismo

Feb 29, 2012

Mientras en España aún se escuchan los ecos del triunfo del PP en las últimas elecciones, para no perder la costumbre estuve pensando en el amor. Pero no en cualquier tipo de amor. Estuve pensando en los amores perros y gatunos.(*) En el marco de un documental que escribí y produje sobre el amor, titulado “Ni contigo ni sin ti pero a solas conmigo”, que fue filmado en Barcelona, Buenos Aires, Montevideo y México, aproveché para hablar sobre las diferencias entre perros y gatos con mi amigo, el escritor Francesc Miralles, partidario del amor gatuno. Ciertamente, el perro es más dependiente y necesita que lo saques varias veces a la calle. El gato se muestra independiente, solitario y suele demandar poca atención. Por lo demás, el gato acompaña sin demandar atención. Es diferente el perro que busca que le mimes, le hables, juegues con él y hasta que le digas que le quieres. Pensando en personas, cuando hablamos de un hombre que actúa como un perro, solemos pensar en alguien que engaña, es ruin y actúa con malicia. Cuando se habla de un hombre que es un perro faldero, pensamos en un tonto que acepta sin chistar todo lo que su mujer le dice. Contrariamente a esta expresión, existe la de fiel como un perro. Todo lo aguantarás porque como tu perro, ese hombre te espera, te celebra y te venera. En cambio, si le decimos a una mujer que es como una gata, aludimos a su astucia, sensualidad y flexibilidad. Si pensamos que además en Brasil se le dice gatinha a la chica guapa, entonces da más ganas de maullar que de proferir ladridos. Al mismo tiempo, pensemos en nuestras relaciones. Si ladramos a nuestra pareja y a nuestros amigos como un perro, si demandamos constantemente cariño y una jornada intensa de atención, a la corta o la larga, el otro se aburre de nosotros. El mundo actual requiere de seres independientes y no dependientes. Nuestros resultados son diferentes si actuamos como un felino. La mujer de Francesc me confesó que ella cree que sus trece años continuados de amor se deben a que ella actúa como una gata: es silenciosa, independiente, deja...

El poder de las apariencias

El poder de las apariencias

Sep 4, 2011

Un imagen vale mucho más que mil palabras dice el dicho. Y parece que muchas mujeres y hombres se lo están tomando a rajatabla. Aunque una  estética trabajada no siempre coincide con una adecuada actitud. La incoherencia sigue siendo uno de los defectos de la sociedad actual. En el mundo de las apariencias, la imagen que se proyecta no siempre está relacionada con la vida que se tiene. Por ello, predominan las personas tan cuidadosas de la apariencia como incoherentes. Recientemente, Dominique Strauss-Khan, el director general del Fondo Monetario Internacional (FMI) fue acusado de agredir sexualmente a una camarera del hotel Sofitel de Manhattan. Este señor se le considera un economista intachable en cuanto a su lucha contra la crisis. Pero parece que la ética financiera no siempre coincide con la ética personal. La inevitable diferencia entre lo que se ve y lo que se es. También hay  autores de libros de auotayuda, que venden recetas de felicidad pero en su vida privada son personas de ánimo sombrío. En este predominio de la apariencia, siguiendo las directivas del libro “El método” de Neil Strauss, en Madrid y Barcelona proliferan talleres de seducción que enseñan técnicas para seducir mujeres.  Antes de publicar su exitoso libro, Strauss era un hombre  poco agraciado y carente de confianza en sí mismo en cuanto a su acercamiento a las mujeres. En 2002 fue a un taller de seducción y dos años más tarde, se había acostado con muchas mujeres y pasó a llamarse “Style”.  Con su libro “El método” creó escuela para esos hombres perdidos en cuanto a su estrategia amatoria. Durante un programa de radio en Onda Cero en Barcelona, me encontré con un controlador aéreo, que me comentó que imparte estos talleres de seducción en Barcelona. Tras su intención de apadrinar a otros en su aprendizaje de nuevos movimientos, incorporación de frases certeras y asesoramiento en la vestimenta y peinado, este hombre “aparentó” ser un maestro en el arte amatorio. La idea central que subyace en este tipo de talleres es que los sentimientos de las mujeres son como las raspaditas, en cuanto rascas, sacas algo: premio(si te besa) o castigo(si te rechaza). Entre las curiosidades que se...

De la creencia en mí, en ti a la creencia en nosotros

De la creencia en mí, en ti a la creencia en nosotros

Mar 17, 2011

Aquí os dejo con una parte de la columna “El ángel viste de Prada” que salió en noviembre de 2010 en la revista uruguaya, Bernik Magazine donde hablo de creencias y de parejas de leyenda como John y Yoko. Decía John Lennon que no creía en nada. Ni en Dios, ni en Jesús, ni en Hitler, ni en Buda, ni en el Mantra, ni en Elvis, ni en Bob Dylan, ni en Los Beatles. Sólo creía en él y en su mujer Yoko Ono. Esta creencia en ese amor que todo lo podía es lo que inspiró gran parte de su obra solista y lo que impulsó su protesta en la cama contra la guerra de Vietnam hace ya más de cuarenta años. El amor como arma de destrucción masiva contra la intolerancia, la guerra y la codicia. Ayer nomás pasaba todo esto pero hoy las mujeres y los hombres de todo el mundo siguen creyendo que el amor los puede acercar a la paz y a la conquista de la felicidad en la Tierra. Individualismo. Egocentrismo. Amor descartable. Vínculos líquidos. Son sólo algunos términos más nombrados en el siglo XXI. La pareja y la familia como ideal frente a una creciente cantidad de personas frustradas luego de hacer una gira nocturna por bares y discotecas. Barcelona, que es considerado un centro cosmopolita y de ocio, es una muestra evidente de esta frustración. En los ámbitos más exclusivos de la llamada ciudad condal, la estética cuidada y la música ensordecedora no aseguran la posibilidad de entablar una comunicación profunda y honesta. Las treintañeras y cuarentonas más sofisticadas lucen sus mejores vestidos de Gucci, Carolina Herrera, Chanel, Christian Dior y se alzan en sus zapatos Salvatore Ferragamo y dejan que sus piernas torneadas recorran los pasillos del último restaurante lounge de moda. Las veinteañeras se conforman con unos tops comprados en Zara o en Mango y lucen sus cuerpos trabajados en horas de gimnasio. Todas desfilan por esos locales ostentando una seguridad que se esfuma cuando son apenas miradas por los guapos de turno. Al mismo tiempo, esos guapos y no tan guapos, menos ansiosos y más despreocupados, apoyan sus espaldas y sus bíceps en...

Uruguayos en Barcelona:entre el ser cosmopolita y la nostalgia de la aldea

Les dejo con una entrevista que hice para una de las ediciones de Bernik Magazine, revista uruguaya, dirigida por Susana Bernik y con la que colaboro aportando una columna sobre mujeres y hombres(El ángel viste de Prada) y algunos reportajes que envío desde Barcelona. Para leer la revista, deben comprarla en los quioscos de Montevideo. Pero si quieren un caramelo para ver cómo es el resto, en la web de la revista, se pueden leer unos pocos artículos. Aquí pueden leer el reportaje sobre uruguayos en Barcelona. Algunos huyendo de la crisis. Otros por pura aventura. Los más veteranos huyendo de la dictadura. Algunos por experimentar el olor del mar Mediterráneo en plena ciudad. Lo cierto que Barcelona es uno de los sitios españoles en los que muchos uruguayos emigraron. Tras unos años de opulencia, ahora también resuenan palabras como paro, crisis y economía sumergida. Mientras algunos planean la vuelta, otros se quedan pese a la melancolía inevitable por los seres queridos que quedan en el país A orillas del mar Mediterráneo, la ciudad asoma. Luego de los Juegos Olímpicos de 1992, Barcelona viene cambiando a pasos agigantados. Tras muchos años de espaldas al mar, hoy ostenta uno de los paseos marítimos más atractivos del mundo. En su interior, se rodea de construcciones modernistas del mítico Antoni Gaudí como La Pedrera, Casa Batlló y Sagrada Familia. Estos emblemas de la arquitectura mundial suelen ser frecuentes objetivos de flashes de turistas japoneses y de otras nacionalidades. Parece cansada de ver circular tantos extranjeros en su Plaza Cataluña. Tampoco oculta que ha perdido el orgullo a sus Ramblas, especies de paseos donde pululan comercios de aves, flores y espectáculos de artistas callejeros. Consciente de sus curvas, la ciudad ostenta su montaña Montjuic, su monte Tibidabo y su cercanía a los Pirineos. Siguiendo su inconformismo a seguir líneas rectas, tiene su calle Diagonal que atraviesa todos los barrios. Mientras resuena la palabra crisis, su Paseo de Gracia sigue dando honor a su nombre con sus vidrieras fastuosas de marcas como Carolina Herrera, Giorgio Armani, Chanel, Gucci, Louis Vuitton, entre otras. Martin Cagno, arquitecto de 38 años se sintió atraído precisamente por la arquitectura y la belleza de...

Page 1 of 212