A propósito de San Valentín: el auge de las crisis matrimoniales

A propósito de San Valentín: el auge de las crisis matrimoniales

Feb 14, 2016

“A veces todavía tengo nostalgia de una boda en la iglesia. Me hubiera gustado desfilar por un pasillo rojo del brazo de mi padre hasta el altar, con el órgano tocando la marcha nupcial y todos mirándome. Yo me hubiera casado en Catedral para que el pasillo fuera aún más largo. Pero no me casé. Andrés me convenció de que todo eso eran puras pendejadas y de que él no podía arruinar su carrera política. Había participado en la guerra anticristera de Jiménez, le debía lealtad al Jefe máximo, ni de chiste se iba a casar por Iglesia. Por lo civil sí, la ley civil había que respetarla aunque lo mejor, decía, hubiera sido un rito de casamiento militar” Ángeles Mastretta. “Arráncame la vida” (Buenos Aires: Planeta, 1986)pp.12-13 Puede que esa fantasía de Catalina, la protagonista de la novela de Ángeles Mastretta, suene muy edulcorada en esta época de comida chatarra y de ropa de usar y tirar. Pero refleja posiblemente el deseo latente de muchas mujeres exitosas e independientes. Lo cierto que antes de planear una boda, se requieren conversaciones y prácticas, no del todo organizadas, que poco a poco van creando un lenguaje común. Desde un abordaje sistémico, cada miembro de un sistema, sea pareja, familia o empresa, reacciona a la acción del otro y viceversa. También en temas de amor reaccionamos a diversas presiones sociales, culturales y psicológicas. En el caso de Catalina, el fin de su matrimonio puede responder al afán de continuar el apellido Ascencio o meramente la unión con una mujer que le asegure la organización de su hogar. Aunque también puede ser el amor lo que los una. En realidad, el parentesco y el matrimonio tratan de los hechos básicos de la vida: el nacimiento, la cópula y la muerte. La cópula conduce a la relación entre parejas, fundamento del matrimonio y la paternidad. Los nacimientos producen niños y el perdurable lazo madre-niño. La muerte aporta un vacío al grupo social y exige siempre un reemplazo. De hecho, la historia del género humano ha comenzado por la institución de matrimonio con la virtud de la fidelidad y el hombre, desde los primeros momentos, ha tratado de cumplir...

San Valentín o el día santo del tiempo amoroso

San Valentín o el día santo del tiempo amoroso

Feb 13, 2015

▪ El tiempo llega a toda prisa y eso no evita que los más románticos lleguen al 14 de febrero con una gran cantidad de estímulos que los hace detenerse y reflexionar. ▪ Estas publicidades que muestran parejas felices comiendo bombones, no siempre son bien recibidas por todos los solteros. Pero como toda fecha de celebración, puede ser también una oportunidad para reflexionar acerca del tiempo que le estamos dedicando al amor, ya sea el amor a nuestros hijos, esa forma de amor que se llama amistad o bien el amor a nuestros compañeros de vida. Desde la poesía, la literatura, la filosofía, la psicología, el tema del tiempo resulta básico para entender los procesos de hombres y mujeres y eso lo refleja bien mi amigo  Silvio Raij en su libro Full Stop. Nos levantamos cada mañana, pensando en la agenda apretada que debemos cumplir, desayunamos pensando que no llegamos a tiempo al trabajo y comemos pensando en regresar a trabajar. Mientras tanto, seguimos bebiendo tés artificiales con sabores de lo más diversos, leemos libros de filosofía que nos prometen entender el idealismo trascendental de Immanuel Kant o la dialéctica de Wilhem Friedich Hegel en unos minutos y comemos verduras, que compramos envasadas en el supermercado de turno. Mientras tanto, esta rutina interminable, no siempre es menos intensa si una persona está soltera. De alguna manera, la vida en pareja permite compartir esas penas, esos agobios cotidianos. Pero el soltero, acostumbrado a que lo vean como un ser con más tiempo libre y menos obligaciones, llega su casa, con apenas unas horas para ir al gimnasio o mirar un poco de televisión.  Uniendo valentías  Desde esa misma televisión, los solteros y solteras ven el bombardeo de publicidad sobre San Valentín, con mensajes que los invitan a estar enamorados. Pueden surgir malos pensamientos o cierta melancolía en algunos, todo depende del tiempo que estén atravesando. Y en otros, los más positivos pueden surgir el deseo de estar en pareja, lo cual muestra un optimismo, esencial para el amor. Tal como ya hemos mencionado con anterioridad, los pensamientos positivos son básicos para construir cualquier tipo de relación. En temas de amor, no sólo se requiere de...

Hacia la conexión real y comprometida

Hacia la conexión real y comprometida

Jun 1, 2014

Vivimos en un mundo donde las nuevas tecnologías han modificado la forma que nos comunicamos. Esto se observa también en las relaciones entre hombres y mujeres. Con la existencia del WhatsApp, el chat de Facebook, Skype y todos los artilugios, las mujeres se atreven a proponer tanto como el hombre. Ciertamente, las redes sociales les dan libertad también para investigar a esa persona de su interés y no siempre lo que averiguan coincide con lo que ellas quieren. Mientras tanto, el varón asume que tiene más posibilidades en el nuevo mundo, donde puede aceptar que puede ser tanto emisor como receptor. Ellos también quieren ser agasajados, expresar su vulnerabilidad cuando el momento lo requiera y proteger al mismo tiempo que ser protegidos. También en el terreno sexual, la mujer se muestra más resolutiva y esto atrae en parte a este nuevo hombre que no siempre quiere ser el único que tome la iniciativa. ¿Tienen los hombres y mujeres distintas ideas sobre el compromiso? Algunos se han atrevido a decir que el desarrollo de la historia de vida femenina es como una especie de novela, con su consiguiente carga de drama, tragedia, comedia, y con asuntos que encajan y otros que no. Mientras que si se hace una metáfora de la afectividad masculina, se puede pensar en un cuento corto, donde se va modificando el argumento de acuerdo al día a día. En ese cuento se suele exagerar y se suele frivolizar sobre los sentimientos mientras que las mujeres suelen tomarse más en serio los sentimientos. ¿Mitos o verdades? Algunos hombres celebran y respiran aliviados ante el crecimiento de las mujeres que se atreven a tener la iniciativa de llamarlos o invitarlos a distintas actividades. El hombre, tradicionalmente caracterizado por su fortaleza, su resistencia a llorar y a expresar sus sentimientos, ha dejado lugar a un varón que se atreve a decir y a expresar lo que siente. En esa expresión de sentimientos, el hombre también reclama algo más que atracción sexual. Ellos también quieren una mujer para conversar, intercambiar y alguien que los desafíe intelectualmente. Parte de estos temas, ya traté en mi libro “Las mujeres y los hombres que no aman demasiado” y...

Hablando del día de la madre: creciendo juntos

Hablando del día de la madre: creciendo juntos

May 11, 2014

En estos días comerciales que pululan de vez en cuando, sin duda el día de la madre es uno de los más celebrados con gusto y no tanto con objetivo comercial, aunque se vislumbren largas colas en las boutiques, tiendas y demás para comprarle lo mejor a mamá. Nadie quiere llegar con las manos vacías al encuentro con la generadora, fecundadora y la encargada de hacer madurar (junto con el padre) a esos seres que no siempre son previsibles. Las madres que disfrutan ese estado hace rato van viendo que junto a los cambios de sus hijos, van cambiando también su perspectiva sobre la vida. Al lado de nuestros hijos, nuestro espíritu fructifica y absorbe como una esponja todo eso que ese pequeño tiene para enseñar. Los hijos son aire limpio cuando sentimos que respiramos torpemente. Su mera presencia nos impulsa a no conformarnos con la mediocridad de muchas de nuestras opciones. Nos desafían a buscar, a perseguir y principalmente a soñar. Ellos saben que sin amor, no hay forma de crecer y lo reclaman y lo dan a borbotones, sin presiones, ni chantajes sino más bien con la sutileza de unos ojos que te miran y te roban el alma. Cuando nos atrevemos a crecer con nuestros hijos, todo tiene otro colorido y otra intensidad. Nuestros hijos nos hacen caminar a otros senderos y nos abren a otros mundos. Entonces las cosas nos afectan de manera diferente. Desarrollamos la empatía y la compasión hacia otras madres en situaciones difíciles y nos alegramos de la dicha de una madre entusiasta y eufórica. Es inevitable que madre e hijo crezcan juntos. Y ese crecimiento no tiene que ver con expandirse sino más bien con alzarse más allá de lo que digan maestras, pediatras, padres, abuelos. Es alzarse para demostrar el amor con un golpe de mirada, con una risa cómplice, con un llanto compartido, es el amor en mayúsculas, que no se compra en ningún lado pero se adquiere en ese juego de ida y vuelta entre madre e hijo. Con esa compañía, con ese sentimiento mutuo de crecer juntos, la palabra “contigo” adquiere una dimensión excepcional. Y casi estoy escuchando a tantas madres felizmente...

El amor en tiempos de Facebook

El amor en tiempos de Facebook

Feb 15, 2014

El teléfono sigue siendo el vehículo de monólogos interminables de mujeres que cuentan su insatisfacción a amigas pacientes. Ahora agregamos el celular, con sus modelos Android o Apple que parecen ser la prolongación de la mano de cada persona.  La televisión por cable, con sus canales dedicados al deporte, al cine, a la moda, al entretenimiento, la economía,  ha venido a mejorar los fines de semana de muchos solteros o divorciados. Los reality shows se instalaron en la pequeña pantalla y de este modo nos enteramos que nuestra vida no es tan patética como creíamos. A partir de la llegada de Internet se modificó la distancia entre el tiempo y el espacio. Aquella carta que viajaba en cajas hacia Estados Unidos, hoy llega en segundos por el correo electrónico. Aquel amor que esperábamos conocer en el baile de graduación, hoy se puede encontrar por la red. Basta con conseguir su dirección electrónica o el nickname que utiliza en algún chat.  Tras un gran apogeo de los sitios de búsqueda de pareja como Match, Meetic, PARSHIP, entre otros, ahora parece ser que muchas personas están conociendo a sus potenciales parejas en Facebook. El sitio creado por Mark Zuckerberg en 2004 no sólo funciona como un océano profundo de egos conectados, también funciona como un sitio para conocerse, encontrarse y enamorarse. Mientras tanto, en el mundo real, se observa un descenso del contacto interpersonal. Se siguen evitando las charlas con el vecino o con el compañero de asiento en el autobús. Y al mismo tiempo la gente se conecta más a lo que está aconteciendo en un reality show o a través de lo que le dice un extraño en un chat de  Facebook.  A esos presuntos avances algunos los llaman retroceso. En mi opinión, las personas no están tan incomunicadas como se cree y en todo caso, si el mundo lleva hacia un predominio de las actividades solitarias, siempre hay personas dispuestas a combatir esta tendencia.  Por ello, muchas veces se recurre a Internet donde reina el contacto sin tacto para obtener posteriormente el contacto real. Aunque vivimos tiempos plagados de exhibicionistas y voyeurs  y lo presenciamos día a día en Facebook, que es sin...

Padres y madres modernos: los míos, los tuyos y los nuestros

Padres y madres modernos: los míos, los tuyos y los nuestros

Jul 15, 2013

Ante el día del padre en Uruguay, surgen reflexiones en torno a los roles del hombre y de la mujer en la crianza de los hijos y en su concepción del amor. Afortunadamente en este nuevo posicionamiento que los varones están teniendo con respecto a su rol como padres, cada vez más, se atreven a asumir tareas que tradicionalmente eran exclusivas de la mujer. Pero ¿qué sucede cuando esos padres y madres deciden rehacer su vida? En mi experiencia como coach y psicóloga, me he encontrado con muchas mujeres que me confiesan su dificultad de encontrar una nueva pareja por ser madres. ¿Y qué sucede con los hombres? ¿Ellos tienen más posibilidades para volver a encontrar una compañera? Entre las revoluciones sociales que han acontecido en el último tiempo puede citarse el rol del hombre en su faceta de progenitor. Muchos de estos padres asumen la paternidad de un modo abnegado y responsable, lo que le resta tiempo a la pareja.  En caso de padres separados, muchos padres no aceptan simplemente ver a sus hijos el fin de semana y hasta surgen asociaciones de padres separados que protegen su derecho a ser y a vivir la paternidad. El siglo XXI ha sido testigo de la lucha de muchos hombres reclamando la tenencia de sus hijos. Los hombres viven su paternidad de una forma comprometida y no como meros proveedores y figuras de autoridad para el niño. En caso de divorcio, muchos hombres en común acuerdo con sus ex parejas, asumen la custodia total de sus hijos. En tiempos hipermodernos, de los que hablo en mi libro “Las mujeres y los hombres que no aman demasiado”,  aparecen muchos hombres separados, solteros, divorciados o viudos, que crían y educan a sus hijos sin la presencia de una pareja femenina en su hogar. Muchos de ellos manifiestan ciertos dilemas. Temen que su nueva pareja no acepte su realidad como padres y al mismo tiempo, que sus hijos no acepten a su pareja. Esa inquietud masculina también tiene su correspondencia en las madres solteras, viudas, separadas, divorciadas que circulan por este mundo globalizado. Esta preocupación de los padres y madres de conseguir una nueva pareja, viene relacionada con...

Page 1 of 3123